5 consejos para una correcta protección solar para niños y bebés.

buena protección solar para niños y bebés.Con la llegada del calor veraniego debemos tener claro como realizar una correcta protección solar para niños y bebés. Esto es my importante, ya que la piel de los menores es mucho más sensible que la de una persona adulta. Por eso deben estar siempre bien hidratados y protegidos de los rayos ultravioleta. Para ello, en Viva el Cole.com, te daremos 5 consejos para que realices una buena protección solar para niños y bebés.

Protección solar para niños y bebés.

No debemos conformaros únicamente con las cremas solares para proteger del sol a los niños. Además de usar la crema correcta debemos seguir otras pautas básicas para una correcta y completa protección solar. Aquí te damos 5 consejos para practicar una saludable protección solar para niños y bebés, y así, evitar problemas mayores.

1. Tomar el sol con cuidado.

Tenemos que evitar, en la medida de lo posible, que los menores estén expuestos al sol en las horas centrales del día, sobre todo en los meses más calurosos. Es decir, entre las 12:00 horas del mediodía y las 16:00 horas de la tarde. Esto es debido a que durante este periodo de tiempo los rayos ultravioleta del sol son más dañinos para la piel.Gorras para una buena protección solar para niños y bebésDebemos impedir la exposición directa al sol. Esto se puede lograr de varias formas. Por ejemplo, protegiendo sus cabezas con gorras. La ropa también es importante. Esta debe tener un buen filtro solar, nada de tejidos ligeros y transpirables, como el lino. Una parte muy sensible del cuerpo que también debemos proteger son los ojos. Esto se consigue usando unas gafas de sol adecuadas, incluso cuando estemos paseando o ellos estén jugando en el exterior.

2. Qué protector solar usar en niños y bebés.

Aunque hay multitud de cremas solares para niños no todas son válidas. Debemos fijarnos en sus componentes, propiedades y en su factor de protección real. Este tiene que ser del 50 para arriba. También tenemos que ver que sean resistentes al agua, que no lleven alcohol (o muy poco), que tengan más filtros físicos que químicos y que no tengan conservantes, como los parabenos o perfumes.

Los bebes menores de 6 meses no deben ser expuestos al sol bajo ningún concepto. Esto se debe a que no hay ninguna crema válida para esas edades, y a que su piel es aún muy delicada. A partir del sexto mes sí se pueden utilizar cremas protectoras, siempre que sean específicas para esa edad. Deben contener un factor de protección muy alto. A partir de esta edad los bebés pueden empezar a ser expuestos al sol, siempre que sea muy poco tiempo y que no sea entre las 12 y las 16.Protección solar para niños

Las cremas solares deben aplicarse en abundancia en las partes del cuerpo expuestas al sol. Para que la crema proteja correctamente, se debe echar entre 15 y 30 minutos antes de la exposición. Sobre todo debemos proteger las zonas más sensibles, como el cuero cabelludo, la nuca, las orejas, la nariz, los hombros, la cara…

Debemos echar crema solar cada dos horas, después de cada secado y después de cada baño prolongado, aunque ésta sea resistente al agua. Aunque tengan protección solar, los niños de entre 6 meses y un año, deberían estar debajo de una sombrilla.

3. Mantener sus cuerpos frescos.

Debemos mantener bien frescas algunas zonas concretas. Sobre todo la cabeza y la nuca. Esto se puede conseguir poniendo de vez en cuando un trapo húmedo en dichas zonas o echando agua con un vaporizador. Cuidado, a bebés menores de 6 meses, no se les debe refrescar con agua del mar o de la piscina, ya que su piel es muy sensible a la sal y a los componentes químicos usados para mantener el agua de las piscinas limpias.

4. Reforzar su protección solar.

Toda protección solar es poca, por eso, además de la crema y refrescar determinadas zonas del cuerpo, también debemos utilizar sombrillas. Pero cuidado, no creas que por estar debajo de la sombrilla tu hijo ya está completamente protegido. Está comprobado que las sombrillas dejan pasar un 30% de radiación indirecta.

5. Es necesario que tengan una buena hidratación.

Es básico hidratar continuamente a los menores con agua, preferiblemente. Tienen que beber agua frecuentemente, además de zumos y lácteos. Si el agua está fresquita, mejor. Para ello son muy practicas las botellas termo de aluminio, ya que te las puedes llevar a donde vayas y el agua se conservará a una buena temperatura.Botellas de aluminio termo para combatir el calor

El cuerpo de un niño posee más agua que el de un adulto, por lo que se deshidrata más fácilmente que el de una persona mayor. Por eso debe tener una buena hidratación, así su piel estará sana y tendrá mayor resistencia al sol. Los expertos aconsejan que beban agua cada dos horas. Respecto a un bebé, debe beber líquido, ya sea agua o leche, cada menos tiempo. Esto es porque los bebés tienen sin desarrollar del todo el sistema de termorregulación corporal. Esto quiere decir que pueden pasar de estar fríos a sudar mucho en solo unos pocos minutos.

Además de todos estos consejos que te hemos dado, también es básico cuidar su alimentación. Sobre todo en los meses más calurosos debemos darles alimentos que les hidraten, comer fruta es muy bueno ya que contiene mucha agua.

¡A disfrutar del verano con los peques!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


× 1 = siete