5 Consejos para no sufrir sexting

Niña contando su madre que está sufriendo sextingEl sexting es uno de los problemas que sufren hoy en día niñas y niños debido a un mal uso de internet y del móvil. Sobre todo lo padecen los adolescentes, y especialmente las niñas, aunque los niños no están a salvo de sufrirlo. Se trata de enviar contenido sexual, sobre todo fotos y/o vídeos. Este material está realizado normalmente por el propio remitente. Después éste lo enviará a otras personas por diversos medios.

El sexting puede hacerse voluntariamente o forzando a una persona a realizarlo de distintas maneras. También puede darse después de un robo de un Smartphone o de una pérdida del mismo. Y, aunque se puede practicar sexting voluntariamente, existen múltiples razones por las que no hacerlo.

Los entendidos creen que la práctica del sexting se está convirtiendo en parte habitual del cortejo. Este comienza a ser un problema que se está poniendo de moda entre los jóvenes peligrosamente. Esta práctica empezó hace 12 años en países anglosajones, pero actualmente está muy extendido por todo el mundo.

En España se ha realizado un estudio que muestra que el 1,5% de los menores entre 10 y 16 años practica el sexting. La encuesta dice que el 22% de las chicas encuestadas afirmaron haber hecho sexting voluntario. El 33% de los chicos y el 25% de las chicas dijeron que habían recibido alguna imagen comprometida. Y el 80% de quienes hacen sexting, según esta encuesta, son menores de 18 años.

Las razones más frecuentes por las que los adolescentes hacen sexting son muy variadas. Estas pueden ser por búsqueda de pareja, coqueteo, popularidad, presión de los amigos, por venganza, intimidación y/o chantaje. Además, al haber más tablets y móviles hay más probabilidad de que hagan sexting personas menores de 16 años.

Por qué practican sexting los menores.

Según los niños y niñas se van convirtiendo en adolescentes se produce un despertar sexual. Ahora, el desarrollo de la sexualidad empieza a ser importante, pero no siempre está establecida de forma saludable. Para ellos estas prácticas pueden suponer una prueba de confianza en pareja o una manera “más adulta” de atraer a alguien.

Para un adolescente, encajar en un determinado grupo social es básico. También lo es la inclusión social y la valoración de los demás. Un posible camino para conseguir esto es el sexting, permite presumir ante las amistades y no sentirse excluido.Pareja adolescente practicando sexting voluntario

La impulsividad de un adolescente mezclada con la rapidez de internet, hace que todo sea muy rápido, sin pensar sobre lo que se está haciendo y sus posibles consecuencias.

5 consejos para no sufrir sexting.

1. No lo origines tú.

Ten en cuenta que si te haces una foto comprometida y se la mandas a alguien, sea por el medio que sea, pierdes rápidamente el control de dónde podrá acabar algún día dicha foto. Por ejemplo, imagina que discutes con esa persona y durante el cabreo sube la foto a internet o se la pasa a sus amig@s.

Por otro lado, antes de hacer tú una foto comprometida a alguien, aunque sea con su permiso, piensa en las implicaciones que podría tener si la pierdes o si te la roban. Y, está claro, que tener permiso para hacer una foto a otra persona para uso propio, no quiere decir que tengas permiso para difundirla.

2. No difundas ninguna imagen comprometida.

Es decir, si llega a tu poder una foto, o cualquier otro material erótico de alguien que conozcas, no ayudes a su difusión. No deberías seguir el juego porque podría tener graves efectos para ambos, tanto para el retratado como para ti.

3. No provoques ningún rumor.

En la medida de lo posible, no deberías pedirle a ninguna persona que te haga esta clase de fotos. Está claro que en principio no hay malas intenciones entre ambos, pero alguna otra persona podría conseguir el material y haceros mucho daño a ti y/o a la otra persona.

4. Hay que tener claro qué es la privacidad.

El sexting se acentúa cuando no se sabe con certeza cuál es el límite de la privacidad. Se recomienda que padres, madres y tutores expliquen a los menores la importancia de la privacidad, desde datos personales hasta fotos comprometidas.

También se debe explicar a los adolescentes que al enviar información se pierde su control. Por otro lado, para los adolescentes es fácil hacer sexting con sus parejas, ya que sienten plena confianza en ella.

5. Que los menores estén solos con internet el menor tiempo posible.

No hace mucho tiempo conseguir esto era bastante fácil, valía con no poner un ordenador en la habitación de los niños. Esto es más difícil de hacer hoy en día puesto que actualmente existen muchas formas nuevas de conexión, sobre todo a través de móviles y tablets. Por eso, siempre que se pueda, no dejar a un menor que salga a internet en una habitación en la que esté solo.

Cómo reaccionar en caso de sufrir sexting.

Hay riesgos que normalmente no se tienen en cuenta al hacer sexting, sobre todo por los más jóvenes. Pueden sufrir chantajes (sextorsión) o cyber-bullying. En los casos de acoso sexual es normal sufrir extorsiones para exigir más contenidos, o incluso contacto sexual directo.

Ponerse en contacto con los difusores. Siempre que sea posible se debe de contactar con la persona que está difundiendo el material comprometido. También estaría bien contactar con quienes lo hayan recibido y pedirles que borren todo. Así se evitará que se siga enviando. Asimismo, es básico ponerse en contacto con el centro educativo, ya que pueden colaborar con el asesoramiento.

Avisar a las redes sociales donde esté la información. Para asegurarnos de que todo el material comprometido será borrado completamente, es mejor ponerse en contacto con los proveedores de servicios (Instagram, Facebook, Whatsapp, etc.) avisándoles sobre el caso. Todo esto no garantiza que alguien tenga una copia, pero sí limitará mucho su difusión.Niña adolescente sufriendo sexting involuntario

Una vez se esté seguro de que se está sufriendo sexting involuntario se debe denunciar al agresor, sobre todo en casos de extorsión y grooming. Antes de poner la denuncia, será necesario hacer capturas de pantalla y guardar todas las pruebas posibles.

Será necesario apoyo psicológico. Las consecuencias producidas por sufrir sexting involuntario suelen ser muy graves. Normalmente el menor necesitará apoyo psicológico y emocional. Tanto su centro de salud como el centro educativo al que pertenezca suelen ofrecer orientación.

Esperamos que esta información os sirva para prevenir este tipo de acoso. En caso de que ya sea demasiado tarde y alguien esté padeciendo sexting involuntario, por favor, seguir estos consejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*


+ 9 = trece