La teoría de las inteligencias múltiples de Gadner

La teoría de las inteligencias múltiples de GadnerLa teoría de las inteligencias múltiples, desarrollada por Howard Gardner es un tema muy interesante. Ésta idea rompe con el pensamiento de una inteligencia única. Según los entendidos tenemos una visión muy limitada de nuestra inteligencia. Gracias a Gadner ese pensamiento puede cambiar.

Gardner planteó que la vida humana necesita desarrollar varios tipos de inteligencia a la vez, no solo una. Sus colaboradores y él creyeron que la inteligencia académica (las titulaciones y los méritos educativos) no es determinante para conocer la inteligencia de una persona.

Hoy en día, las pruebas de Cociente Intelectual son usadas para saber quiénes somos y a qué podemos aspirar. Además, aceptamos fácilmente que toda la complejidad de la mente se resume en la sagacidad y la estupidez. De este modo tan simple etiquetamos a los demás y a nosotros mismos.

Sin embargo, la realidad sobre nuestra mente y su potencial es mucho más rica que todo esto. Nuestra psique no funciona según las lógicas de las puntuaciones de CI porque no hay una forma única de medir sus capacidades. Precisamente todo esto es la idea que hay trás la teoría de las inteligencias múltiples.

¿Qué son las inteligencias múltiples?

Este concepto fue desarrollado en los años 80 por Gadner y su equipo. Basicamente dice  que las capacidades de una mente no forman parte de una sola habilidad llamada inteligencia, sino de muchas que trabajan en paralelo y que, normalmente, son ignoradas o eclipsadas sencillamente porque no las valoramos. Por eso, Gardner no compartía la idea de que hubiese una sola inteligencia unitaria capaz de ser medida por simples pruebas de lápiz y papel.

Así que, según la teoría de las inteligencias múltiples, cada mente posee varios tipos de habilidades mentales independientes entre ellas. Por eso, alguien que saque una puntuación muy alta en CI podría ser malísima en casi todas las demás inteligencias, las cuales son ignoradas por dicho test. Por otro lado, una persona que ha sacado una puntuación bajísima podría ser un genio incomprendido en otras habilidades.

La teoría de las inteligencias múltiples

La teoría de las inteligencias múltiples nos ha dado una manera mejor de valorar nuestras fortalezas, en vez de limitaros a lo que el mercado de trabajo y el modelo educativo tradicional espera de nosotros. Gracias a ella podemos ver habilidades a las que no dábamos importancia porque las creíamos accesorias, en vez de verdaderas inteligencias tan válidas como las que miden las pruebas de CI.

Un buen ejemplo de esto se ve en gente que ha sacado excelentes calificaciones académicas, pero tienen problemas para relacionarse con otras personas. Gardner y sus colaboradores creen que Stephen Hawking no es más inteligente que Leo Messi, sino que cada uno de ellos ha desarrollado un tipo de inteligencia distinta.Esquema de La teoría de las inteligencias múltiples

Gardner ha explorado durante años la existencia de varias inteligencias que, unidas, pueden dar una imagen más exacta del potencial de cada individuo. Eso sí, cada una debe ser tenida en cuenta de manera independiente. Estas distintas habilidades mentales son 8, aunque Gadner cree que pueden haber más que aún no han sido descubiertas. De hecho, actualmente está en proceso de configuración una novena, la inteligencia existencial.

La educación que hoy se imparte en los colegios solo ofrece contenidos enfocados a evaluar los dos primeros tipos de inteligencia: lingüística y lógico-matemática. Pero, según la teoría de las inteligencias múltiples esto es insuficiente para una educación plena. Las 8 inteligencias son:

1. Inteligencia lingüística

Esta es una de las inteligencias más valoradas, ya que con ella somos capaces de usar mejor o peor el lenguaje, herramienta con la que nos relacionamos y construimos sociedades complejas. La inteligencia lingüística no solo hace referencia a la habilidad para la comunicación oral, sino a otras formas de comunicarse como la escritura, la gestualidad, etc.

Las personas buenas en esta inteligencia dan la sensación de ser muy naturales cuando explican, enseñan o persuaden porque su precisión a la hora de utilizar el lenguaje es muy alta.

Profesiones en las cuales destaca este tipo de inteligencia podrían ser políticos, escritores, poetas, periodistas…

Capacidades implicadas: capacidad para comprender el orden y el significado de las palabras en la lectura, la escritura, al hablar y escuchar.

Habilidades relacionadas: hablar y escribir eficazmente, memoria y buena dicción.

2. Inteligencia lógico-matemática

Durante años, esta inteligencia se usaba como baremo para detectar lo inteligente que era una persona. Siempre forma parte del núcleo de las pruebas de inteligencia. Es muy valorada porque permite ver hasta qué punto se es hábil haciendo operaciones mentales que tienen que ver con un sistema formal. Además, estos ejercicios son válidos en cualquier contexto cultural y casi no dependen de los conocimientos que hemos memorizado. Está muy valorada en el mercado laboral.

Las personas buenas en esta inteligencia solucionan problemas abstractos extraordinariamente rápido. También se distinguen por solucionar patrones numéricos o lógicos y para manipular largas cadenas de raciocinio. Alcanza su mayor potencia en la adolescencia y el inicio de la edad adulta.

Los científicos, programadores, economistas, científicos, académicos, ingenieros y matemáticos suelen destacar en esta clase de inteligencia.

Capacidades implicadas: capacidad para identificar modelos abstractos en el sentido estrictamente matemático, calcular numéricamente, formular y verificar hipótesis, utilizar el método científico y los razonamientos inductivo y deductivo.

Habilidades relacionadas: razonar lógicamente, resolver problemas y armar puzles.

3. Inteligencia espacial

Se trata de la habilidad de recrear espacios en nuestra imaginación y manipularlos mentalmente. La habilidad para poder observar el mundo y los objetos desde diferentes perspectivas. Además suelen tener un sentido personal por la estética. Por ejemplo, se puede utilizar para resolver puzzles con figuras tridimensionales, para conducir un vehículo o para encontrar la salida en un laberinto. Para las personas cuya inteligencia más desarrollada es la espacial, es fácil recordar fotos y objetos en lugar de palabras.

Este es el tipo de inteligencia que caracteriza a arquitectos, fotógrafos, dibujantes, diseñadores, ajedrecistas, pintores, escultores, pilotos, navegantes, cirujanos, publicistas, etc.

Capacidades implicadas: Capacidad para presentar ideas visualmente, crear imágenes mentales, percibir detalles visuales, dibujar y confeccionar bocetos.

Habilidades relacionadas: realizar creaciones visuales y visualizar con precisión.

4. Inteligencia musical

Este componente de la teoría de las inteligencias múltiples tiene que ver con la elaboración y apreciación de la música; sus ritmos, sus variaciones, etc. Las personas con una mayor inteligencia musical suelan desarrollar todavía más esas habilidades y terminan siendo músicos.

Todas las culturas tienen algún tipo de música, más o menos elaborada, por ello Gardner y sus colaboradores creen que existe una inteligencia musical latente en todas las personas.

Capacidades implicadas: capacidad para escuchar, leer y componer piezas musicales con facilidad, cantar, tocar instrumentos así como analizar sonido en general.

Habilidades relacionadas: crear y analizar música.

Perfiles profesionales: músicos, compositores, cantantes, ingenieros de sonido, críticos musicales, etc.

5. Inteligencia corporal

La inteligencia corporal-kinestésica la desarrollan más aquellas personas que adquieren destrezas físicas de forma rápida y fácil. Constituye la capacidad de usar el cuerpo (en total o en partes) para expresar ideas, aprender, resolver problemas, realizar actividades o construir productos.

Utilizar el cuerpo para expresar emociones (danza), competir (deportes) o crear (artes plásticas), constituyen evidencias de la dimensión cognitiva del uso corporal.

Las personas que destacan en esta inteligencia son las que conectan más fácil con su cuerpo y con el modo en el que lo mueven. Muestran esta habilidad cuando coordinan muchos grupos de músculos para realizar movimientos armónicos y gestos exactos.

Las habilidades corporales y motrices que se necesitan para manejar herramientas o para expresar ciertas emociones representan un aspecto básico en el desarrollo de todas las culturas de la historia. La habilidad para usar herramientas es considerada inteligencia corporal cinestésica.

Son especialmente brillantes en este tipo de inteligencia bailarines, actores, deportistas, cirujanos, actores, artesanos, inventores, mecánicos, creadores plásticos… Todos ellos tienen que emplear de manera racional sus habilidades físicas.

Capacidades implicadas: capacidad para realizar actividades que requieren fuerza, rapidez, flexibilidad, coordinación óculo-manual y equilibrio.

Habilidades relacionadas: Utilizar las manos para crear o hacer reparaciones, expresarse a través del cuerpo.

6. Inteligencia intrapersonal

La inteligencia interpersonal permite comprender y trabajar con los demás; la intrapersonal, en cambio, permite comprenderse mejor y trabajar con uno mismo. La inteligencia intrapersonal es la que nos faculta para comprender y controlar el ámbito interno de uno mismo. Este tipo de inteligencia es con el que aprendemos a analizar todo lo que ocurre en nuestra mente, sobre todo si son emociones. Por ejemplo, pasar por una mala experiencia y extraer de ella una lección vital valiosa con facilidad es una señal de que esta habilidad está muy desarrollada.

Las personas que destacan en la inteligencia intrapersonal son capaces de acceder a sus sentimientos y emociones y reflexionar sobre éstos. Esta inteligencia también les permite ahondar en su introspección y entender las razones por las cuales uno es de la manera que es. Pero al ser esta forma de inteligencia la más privada de todas, requiere otras formas expresivas para que pueda ser observada en funcionamiento.

Capacidades implicadas: capacidad para plantearse metas, evaluar habilidades y desventajas personales y controlar el pensamiento propio.

Habilidades relacionadas: meditar, exhibir disciplina personal, conservar la compostura y dar lo mejor de sí mismo.

Perfiles profesionales: individuos maduros que tienen un autoconocimiento rico y profundo.

7. Inteligencia interpersonal

La inteligencia interpersonal evalúa la capacidad para empatizar con las demás personas. Tiene que ver con la empatía y el modo en el que tenemos éxito al imaginar cuáles son los estados mentales que están ocurriendo en los demás, en tiempo real. Es un tipo de inteligencia esencial en las relaciones personales. Es una inteligencia muy valiosa para las personas que trabajan con grupos numerosos.

Esta inteligencia le permite a un adulto hábil, leer las intenciones y los deseos de los demás, aunque se los hayan ocultado. Esta capacidad se da de forma muy sofisticada en los líderes religiosos, políticos, terapeutas y maestros.

Capacidades implicadas: trabajar con gente, ayudar a las personas a identificar y superar problemas.

Habilidades relacionadas: capacidad para reconocer y responder a los sentimientos y personalidades de los otros.

Perfiles profesionales: administradores, docentes, psicólogos, terapeutas, negociadores, comerciales, abogados, pedagogos…

8. Inteligencia naturalista

Esta última tiene que ver con el éxito que tenemos a la hora de improvisar con los elementos de los que disponemos en nuestro entorno para utilizarlos de forma creativa. Por ejemplo, un explorador que improvise un refugio con unas cortezas especiales y con otras fibras vegetales.

Esta clase de inteligencia fue añadida posteriormente al estudio original sobre la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner. Éste consideró necesario incluir esta categoría por tratarse de una de las inteligencias esenciales para la supervivencia del ser humano y que ha redundado en la evolución.

Aunque todos aplicamos la inteligencia naturalista al reconocer plantas, animales, personas o elementos de nuestro entorno natural, los naturalistas suelen ser hábiles para observar, identificar y clasificar a los miembros de un grupo o especie, e incluso, para descubrir nuevas especies.

Estas personas disfrutan acampando, yendo de caminata, cuidando mascotas, averiguando y categorizando nombres y detalles de personas, animales, plantas, y objetos en su ambiente. Esta inteligencia es más importante para las culturas dependientes de la caza, la pesca, y la vendimia.

Es la inteligencia de los científicos naturales y sociales, los poetas, y los artistas.

Esperamos que este interesante tema haya sido de tu agrado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*