La regla de los cuatro regalos

Usa la regla de los cuatro regalos para estas navidades¿Conoces la regla de los cuatro regalos? Es válida para Navidad, para Reyes, para los cumpleaños o cualquier otra celebración. Según los expertos los niños no deberían recibir más de cuatro regalos en cualquiera que sea lo que se celebre. Estos opinan que cuatro es una cifra perfecta.

Puede resultar muy difícil de llevar a cabo porque familiares y amigos quieren regalar algo en fechas señaladas a los peques. Al final, los niños se juntan con los regalos de los padres, de l@s tí@s, abuelos…etc.

Al recibir tantos regalos no son capaces de prestar atención a todos y finalmente juegan con uno o dos, olvidándose del resto. Para evitar todo esto prueba con la regla de los cuatro regalos. Ponla en práctica esta Navidad o con los Reyes Magos.

Cómo funciona la regla de los cuatro regalos

La regla de los cuatro regalos es muy fácil de llevar a la práctica. Se trata de elegir solo cuatro tipos de artículos, basándose siempre en estos sencillos principios:

1. Un regalo ha de servir para llevarlo puesto, como ropa, zapatos, complementos…
2. Otro debe ser algo didáctico. Por ejemplo, un libro para leer.
3. También se puede regalar algo que necesiten realmente, un estuche, una mochila
4. Por último, regalar algún juguete o juego que deseen de verdad.

Lo que se pretende con ésta técnica es suplir la cantidad por la calidad o lo práctico. Un reto difícil de conseguir cuando estamos hablando de regalos para los peques. Porque ellos, instintivamente, sienten la necesidad imperiosa de tenerlo todo.Niña abriendo los regalos navideños junto a la chimenea

Según algunos psicólogos que han estudiado estos casos los niños no disfrutan cuando reciben un aluvión de regalos. Así, no pueden valorar cada regalo. Según éstos, cuanto más reciben, más vacíos se sienten, porque no son capaces de “digerir” tal empacho.

Más regalos de los que necesitan.

Como muestran algunos estudios, los niños tienen en Navidad y Reyes diez veces más regalos de los que necesitan. Y, como hemos dicho antes, después terminan jugando con uno o dos. O mejor, puede que fabriquen sus propios juguetes con cajas de cartón y cartulinas que encuentran por casa y se diviertan más así.

Se llega a este punto porque ante tanto juguete los niños pierden la ilusión. Con tanto estímulo, es muy fácil que llegue la apatía. En cada vez más casos, cuando algún adulto pregunta a un menor qué regalo va a pedir a Papa Noel, o a quién sea, el niño contesta con un triste: no lo sé. Intenta que esa respuesta nunca llegue.Niña mirando los regalos del árbol de navidad

Recuerda que la época navideña no es sólo regalar juguetes. De hecho, los niños son capaces de disfrutar mucho más que los mayores de estas fiestas. Les encantan los villancicos, ver las luces navideñas, las tiendas y las calles decoradas, las reuniones familiares, los dulces navideños… Sólo tenemos que aprender un poco de ellos para disfrutar mucho más, y de otra forma, durante estos días.

Os deseamos una Feliz Navidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*