Integración de alumnos con discapacidad en los colegios

 integración de alumnos con discapacidad Como cada 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de la Discapacidad y, desde Viva el Cole.com queremos celebrarlo (reivindicarlo) con esta entrada hablando de la integración de alumnos con discapacidad en los colegios, algo que está fallando hoy en día ya que, muchos de ellos, carecen de medios para tener una total integración.

Múltiples especialistas piensan que para los niños que sufren determinadas discapacidades es muy beneficioso estar integrados en la convivencia del conjunto del colegio. Así, desarrollarán su propia identidad y descubrirán todo lo que les rodea. Esto les permititirá crecer como personas.

Integrar a un niño con diversidad funcional en una escuela es beneficioso para éste y para todos sus compañeros. A los demás alumnos les hará crecer en sus valores (aceptación, comprensión, reconocimiento de lo diferente…etc)

Estamos de acuerdo en que los niños con diversidad funciona necesitan una atención más especializada y se deben de adaptar los conceptos educativos, el equipamiento, la profesionalidad… Esto no es un gran esfuerzo cuando el resultado es tan beneficioso para todos los niños, con diversidad funcional o sin ella.

Cuando se pregunta a los profesionales del sector sobre la integración educativa de los niños con necesidades educativas especiales argumentan que deben estar escolarizados en los centros ordinarios junto al resto de los niños.

“Cada alumno tiene diferencias específicas”, explica María Antonia Casanova, directora del Instituto Superior de Promoción Educativa. “A los inmigrantes, por ejemplo, no se les escolariza por país, lengua o religión. Pues a los niños con diversidad funcional tampoco se debería”.

Algo así querían padres de dos colegios de Málaga y Pontevedra recientemente. Éstos llegaron a poner a sus hijos en huelga para forzar el traslado de dos menores con una discapacidad. Lo peor de todo es que en Andalucía lo consiguieron, en Galicia no.

La integración de alumnos con discapacidad

“La inclusión supone partir de que todos tenemos diferencias y que estas son valiosas. Debemos estar todos juntos y dar a todos lo mismo para que se puedan desarrollar”, opina Ana Cobos, presidenta de la Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España. “Estos niños deben aprender lo mismo que el resto. Antes se pensaba que debían tener un currículum distinto, pero van a vivir en la misma sociedad que todos y deben aprender lo mismo, aunque sea a su nivel”. La normativa contempla que estos menores pueden estar escolarizados hasta los 21 años en Secundaria.

niño con síndrome de Down en clase

La educación inclusiva no cree que haya que hacer un lugar especial a niños con discapacidad. Propone que la escuela es para todos y el proceso social, llamado educación, se deben vivir en común.

El objetivo de la educación inclusiva es lograr que los niños con alguna discapacidad logren una autonomía personal que les permita alcanzar el mayor grado de independencia posible para que consigan una participación en la sociedad cada vez mayor y puedan esforzarse para lograr sus metas.

Los expertos coinciden en que el desarrollo personal de los niños especiales, y en general de cualquier niño, está vinculado a las oportunidades que la sociedad les brinde, para que puedan hacer valer todas sus cualidades.

 

¿Cómo lograr que la inserción de los niños especiales en colegios regulares sea exitosa?

Este problema se divide básicamente en cuatro criterios referentes a padres, directivos, escuelas y profesores.

Sensibilizar a los padres de los otros alumnos para que permitan y formen a sus hijos en valores para que respeten a las personas que son diferentes. Se les puede sensibilizar mediante dinámicas en las que a los padres se les tapen los ojos o los oídos. Así comprobarán lo difícil que es relacionarse y sentirse seguro para un niño que tiene alguna discapacidad.

Lograr que los directivos sean más receptivos y permitan que en sus colegios se lleve a cabo la inserción de niños especiales. Por ejemplo, mostrándoles casos de escuelas que aplicaron la inserción, el proceso que siguieron, lo que ganaron y aportaron a la sociedad.

En las escuelas, el problema es saber en cuáles se podría llevar a cabo la inserción de manera adecuada. No se trata de insertar al niño y ver cómo le va. Se trata de darle todas las facilidades para que éste pueda desarrollarse de manera idónea en el colegio.

Conseguir que los profesores no sientan que esto es una carga extra. Para lograrlo se debe contratar a profesores que amen lo que hacen. Lo único que querrán éstos es que les vaya bien. Por otro lado, a los demás profesores se les deberá enseñar unos conocimientos básicos sobre cada disfunción en los alumnos. Por ejemplo, cómo tratarlos y qué esperar de ellos. Además, se deberán hacer constantes reuniones entre profesores y especialistas para aclarar posibles dudas.

En resumen

Es básico la riqueza y el crecimiento que genera a niños con diversidad funcional el que se les dé la oportunidad de desarrollar habilidades sociales, de sentirse parte de una sociedad, de sentirse queridos. También es importante la riqueza que representa para los compañeros de éstos de ser más sensibles.

Mejorar la calidad de vida de los niños es tarea de todos. Gobierno y otras entidades deben realizar todo lo que beneficie a los pequeños. Sensibilidad y humanidad son condiciones muy necesarias para la educación y la integración.

Con la escolarización ordinaria la socialización del niño y el desarrollo afectivo son mejores. De paso, los demás conocemos a estas personas y sabemos que sirven para muchas cosas. Tienen una discapacidad, pero tienen otras muchas capacidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*