La historia del papel

historia del papelEl papel ha sido uno de los inventos que más ha ayudado en la evolución humana. A través del papel se ha podido transmitir el conocimiento de generación en generación. Antes del papel había otros soportes donde escribir pero su fabricación era muy elaborada y costosa.

El soporte de escritura más antiguo fue el papiro, inventado por los egipcios en el tercer milenio antes de Cristo. Al papiro le siguió el pergamino, obtenido a partir de la piel de cordero, ternera o cabra. Después llegaría el papel, creado en China. El primer sistema era muy pesado, y el segundo muy costoso.

Etimológicamente “papel” proviene de Papyrus, soporte usado por los egipcios para realizar sus escritos. En otros paises asiáticos, como Japón, también crearon su propio tipo de papel. El washi nipón, por ejemplo, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO.

Historia del papel

Se puede afirmar que el papel se inventó en el año 105 d.C. Fue entonces cuando el eunuco Cai Lun, se dio cuenta de que los materiales que estaban usando no eran los más adecuados para los manuscritos. Entonces se centró en la corteza de los árboles, en el cáñamo y en los paños deshechos. Éste, presentó al emperador He de Han un nuevo sistema para transformar estas materias en una nueva superficie: el papel. Poco a poco la nueva técnica fue mejorando. Una vez perfeccionada ésta se difundió por toda China, Corea, Vietnam y Japón.

El papel más antiguo del que se tiene constancia procede de una tumba china del siglo II a.C. Estaba elaborado con fibra de cáñamo y una pequeña cantidad de lino. La fabricación de papel en grandes cantidades tuvo lugar en el reinado del emperador Hedi en el siglo I. Se trataba de un papel de calidad, ideal para la escritura.

Los árabes conocieron el papel en el siglo VIII tras capturar a una expedición china, entre los que se encontraban algunos fabricantes de papel. Después, los sarracenos difundieron el producto a partir del 751 por todo el mundo conocido.Historia del papel

España fue el primer país de Occidente en conocerlo. El Misal de Silos, del año 1000, es el manuscrito europeo escrito en papel más antiguo que se conoce. La primera fábrica de papel europea estuvo en Játiva (Valencia), cuyo papel de algodón o “carta bombiciana” tuvo gran fama. Gracias a esta influencia árabe en Córdoba, Sevilla y Toledo se conservan molinos del siglo XI.

A partir del siglo X con el árbol de levas, los artesanos europeos, sobre todo los franceses, aplastaban el cáñamo y prensaban el lino, el algodón o el paño. Esto supuso un desarrollo de la producción del papel que superó al pergamino, más pesado y rugoso, que perdió terreno.

Empezó a elaborarse en grandes cantidades y a reducir su precio antes de que el siglo XV cambiara la historia del papel. La prensa de imprenta con tipos móviles, de Gutenberg, lo situó como fuente de conocimiento, a través del libro, las publicaciones periódicas y los panfletos. Pasaría a formar parte, así, del soporte de documentos oficiales y no solo personales (cartas). Como curiosidad, cada impresor estampaba su firma en el papel, con una marca de agua, para que fuera identificado.

Cómo se obtiene el papel

Al principio solo se utilizaba el libero, parte interna de la corteza del árbol. Después, usaron todo tipo de desperdicios de lino o trapos. Con todo esto se generaba una materia prima pastosa, que laminada y secada daba lugar al papel.

El procedimiento ha cambiado poco desde su invención hasta nuestros días. Se macera a mano en un gran mortero la materia prima hasta obtener una pulpa en la que se introduce un marco de madera con tela metálica o de saco sobre la que queda una lámina de sustancia blanquecina de la que hay que sacar el agua sacudiéndola ligeramente.

Después, esta capa de pulpa se pone sobre una superficie de fieltro a la que queda adherido el papel, que, tras haber sido prensado, se cuelga para su secado. El procedimiento fue muy artesanal hasta el XVIII. Se fabricaba en tinas hoja por hoja.

En 1799 Nicolas Robert, trabajador de la imprenta de Pierre François Didot, en París, inventó un procedimiento novedoso. Podía obtener papel de una longitud de doce a quince metros sin ayuda de obreros y con medios meramente mecánicos. Con este papel se facilitaban las cosas a impresores y a manipuladores de papel para uso privado. Era un adelanto realmente considerable.

Desde entonces siempre se han ido realizando mejoras y avances. Por ejemplo, en 1985 se inventó el papel resistente a la fotocopia. Así, se evitaba la difusión no deseada de información. Fue un logro de una firma canadiense que lo bautizó con el nombre comercial de Nocopi.

En nuestro días tenemos gran variedad de papeles en diferente formatos y colores para cubrir todo tipo de necesidades. ¿Necesitas alguno? Echa un vistazo a los folios y recambios que tenemos en nuestra web

hojas de recambio y folios

Una respuesta a “La historia del papel”

  1. Pingback: La historia del cuaderno - Viva el Cole

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*