Cómo y cuándo hablar de sexo con tus hijos

padre e hijo hablando de sexoHablar de sexo con tus hijos no suele ser una tarea fácil. A la mayoría de padres no les gusta charlar de sexo con sus hijos porque piensan que se relaciona con su propia intimidad. Otros no hablan de ello porque creen que con internet ya lo saben todo. Otros creen que con lo que les enseñan en el cole les basta. También hay otros que piensan que a ellos nadie les explicó nada sobre el tema y que aprendieron solos.

Todos estos padres y madres deben saber que la educación sexual de los hijos es responsabilidad suya, aunque en el cole, o con sus amigos o en internet pueden obtener mucha información. Por eso se debe romper el hielo lo antes posible. Si están bien informados será más fácil que tomen decisiones correctas para prevenir embarazos no deseados y evitar la transmisión de enfermedades. Lo que tenemos que tener claro es que el hablar de sexo con los menores no adelanta el inicio de su actividad sexual.

Consejos para hablar de sexo con tus hijos

Sabemos que no es fácil hablar de sexo con tus hijos por eso es importante prepararse para cuando llegue el momento de hacerlo. Si ellos ven que al tratar éste tema sus papás se cohíben o avergüenzan cada vez les costará más hablar de sexo en casa. Es tan importante la actitud que muestres al contestar como responder correctamente.

Es básico comenzar a hablar de sexo con tu hijo desde que empiece a conocer su propio cuerpo y a nombrarlo. Irán recopilando todo lo que oigan por ahí, que puede ser tanto bueno como malo. Por eso no puedes dejar el hablar de sexo con tus hijos hasta que tengan su primera pareja. Esto traerá consecuencias no deseadas.

Si te resulta incómodo hablar de sexo con tus hijos lo mejor es reconocerlo cuanto antes. Pero si ya estás decidido a afrontar el momento, antes de comenzar debes averiguar lo que ya sabe. Es posible que algunos niños no pidan información si notan que te sientes incómodo por tratar del tema. Otros pueden ponerte a prueba haciendo preguntas incómodas.

No te burles ni te rías, aunque la pregunta sea graciosa. Si te ríes podría sentirse avergonzado. Hay que llamar a cada parte del cuerpo por su nombre, nada de apodos. A la cabeza se le llama cabeza, a la mano, mano, pues el pene es pene. Si das otros nombres a los genitales la niña o el niño se podrán sentir confundidos.

Otra ventaja de hablar abiertamente con tus hijos sobre sexo es que tendrán la seguridad de que en casa pueden hablar de cualquier tema. Esto aumentará la confianza entre padres e hijos.

padre hija hablando sexo

Cómo y cuándo hablar de sexo con tus hijos

Aunque no hay un momento perfecto para hablar de sexo con tus hijos debes aprovechar las circunstancias. Es mejor esperar un momento propicio a imponerlo, ya que esto puede llevar a una situación bastante violenta para ambos. Y debe ser eso, una conversación, no un sermón. Ambas partes deben intervenir. Así sabrás mejor lo que les preocupa.

Pero no te preocupes, todos los días se presentan situaciones propicias para ello. Por ejemplo, a la hora de la ducha puedes hablarle sobre las partes del cuerpo; o si hay un embarazo o un nacimiento de alguna conocida puedes explicar cómo se concibe y nace un bebé; Puedes usar una escena de una película o la nueva relación de pareja de alguno de sus amigos…

Siempre debemos hablarles, escucharles y respetarles, así se creará un diálogo en el que participen ambas partes. Si les das un sermón o los amenazas con graves castigos si tienen relaciones antes de tiempo o con alguien indeseado se romperá la confianza, algo básico en esta etapa.

Por edades

De 18 meses a 3 años es cuando comienzan a conocer su propio cuerpo. Es importante enseñarles los nombres apropiados de cada parte del cuerpo. Como hemos dicho antes, si pones apodos a ciertas partes del cuerpo el menor podría pensar que el nombre propio es algo malo.

Los niños de 4 a 5 años empiezan a mostrar interés hacia la sexualidad básica, tanto por la suya como por la del otro sexo. También es normal que se toquen los genitales, y puede que tengan interés por los genitales de otros niños. Todo esto es normal, pero es importante que aprendan qué es correcto y qué no. Es la familia la que debe poner límites a la exploración.

De 5 a 7 años aprenden más sobre relaciones interpersonales. Quizá se empiecen a interesar en la sexología de los adultos. Harán preguntas más complicadas a medida que intenten comprender el nexo entre la gestación de un bebé y la sexualidad. O puede que saquen sus propias conclusiones al respecto. En algunas ocasiones recurrirán a amigos para encontrar respuestas.

De 8 a 9 años seguramente ya tengan una idea de lo que está bien y lo que está mal. Ahora creen que el sexo solo ocurre entre dos personas que se quieren. Después, según van apareciendo preguntas acerca de romances, amor y matrimonio, también podrían tener curiosidad sobre las relaciones homosexuales.

En Viva el Cole pensamos que una de las lecciones más importantes que les podrás enseñar a tus hijos es que sean sexualmente responsables. Para ello, esperamos que el presente post te haya servido de ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*